viernes, 2 de noviembre de 2012

LA ESPAÑA NEGRA

Hoy 2 de noviembre, día de los Fieles Difuntos, inicio este blog sobre la copla flamenca, con una página sobre coplas que tratan de la muerte, recopiladas por Darío de Regoyos y Emile Verhaeren en su libro “La España negra”
  




SEGUIRIYAS GITANAS



En el hospitalito

le dije al contralón,
que me dejara ver a mi Dolores,
que me penó que no.


Te moriste quejando
compañero mio;
en un laito de mi corazonsito
tengo tus quejíos.

Siente tú mi pena, siente tú,
siente tú mi pena:
yo también sentiré las tuyas
cuando tú las tengas.

A mano derecha
en el hospitalito, a mano derecha,
que tiene mi compañerita
la camita hecha.

                  
                        Ya suenan las llaves,
                        ya viene el carcelero
                        ya suenan las llaves.
                        Cómo llora mi corasonsito
                        gotitas de sangre,
                        gotitas de sangre.
                         
                        Si esta pena mucho me durara
                        mucho me durara,
                        no habría murallita firme
                        que no derribara.






JALEOS

Déjeme pasar el puente
que tengo a mi morenilla
que está de cuerpo presente.

En el cementerio entré
y a la Virgen del Pilar
una salve le recé.

Ayer noche con la luna
yo he visto al sepulturero
abriendo tu sepultura.

En el cementerio nuevo
allí dentro la enterraron,
que mis ojillos la vieron.

                             MALAGUEÑAS
                     
                             La tierra que a mi me cubra
                             no la mires ni la pises
                             ni te acuerdes más de mí,
                             que mi lengua te maldice,
                             muero reniego de ti.










PETENERAS                                                         
(La canción de la muerte)

Cuando ya esté en la agonía
no llames al confesor;
las cosas que tú me has hecho
que las sepa solo Dios.

Yo he visto en un tribunal
castigar a un inocente
y al mismo tiempo pasaba
el hombre que hizo la muerte.

Cuantas veces pasarás
por donde yo esté enterrado,
no será para decir
que Dios te haya perdonado.                                  

La escalera del cadalso                                             
subi por una mujer,
¡Ay! ¡si Dios la perdonase
como yo la perdoné!

En tu sepultura entré
dando voces como un loco,
y me respondió el silencio:
“Aquí está muerta por otro”.

Nadie se acerca a mi cama,
que estoy ético de pena;
el que muere de ese mal
hasta la ropa le queman.

                                                 
                                                                                                
                                                                                  COPLAS
                                    
                               Cien años después de muerto
                               y de gusanos comido,
                               un letrero habrá en mis huesos
                               que dirá que te he querido.
                              
                               Yo quisiera ser el nicho
                               donde te van a enterrar
                               para tenerte en mis brazos
                               toíta una eterniá.
                                         
                               En el carro de los muertos
                               la vi de lejos venir,
                               llevaba una mano fuera,
                               por eso la conocí.

                                  

En un cementerio entré,
pisé un hueso y dio un quejío:                  
No me aprietes con el pie    
que soy tu madre, hijo mío,
la que a tu cuerpo dio el ser.

A una tumba le di un beso
y la piedra se partió,
y es que allí estaba enterrada
la madre que me parió.

Donde está enterrá mi madre
a dar gritos me ponía
y sentí sonar un eco:
No la llames, me decía,
porque no responden los muertos.    



Émile Verhaeren (Sint-Amands, Bélgica, 1855-Ruan, Francia, 1916). Poeta en lengua francesa de origen flamenco, y uno de los principales fundadores del modernismo. Se adscribió al naturalismo, pero como poeta se le considera modernista y místico. En Bruselas fue amigo de Darío de Regoyos.

Darío de Regoyos y Valdés (Ribadesella, Asturias, 1857-Barcelona, 1913). Pintor español que evolucionó del naturalismo al pre-simbolismo de su serie “La España negra” y en su madurez, se aproximó al impresionismo y al puntillismo. Su dibujo resulta primario, casi naif y no fue demasiado apreciado en vida.

BIBLIOGRAFÍA.-

Regoyos Darío de; Verhaeren, Émile: La España negra (Barcelona: Pedro Ortega, 1899).
- (Barcelona: José J. de Olañeta, 1983, 1ª Ed; 1999, 2ª Ed.).




No hay comentarios:

Publicar un comentario